Daniel Lacalle

El Rebote: Riesgos y Oportunidades

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

“My heart can’t help but frown, there’s enough to go around” Carl Thomas

Para reconocer la fortaleza de un rebote en un mercado bajista debemos tener en cuenta varios indicadores, y ser extremadamente rigurosos para no autoengañarnos cuando ya nos hemos equivocado antes.

Lo primero, antes de detallar, es ignorar la causalidad atribuida por gran parte de la prensa. Es muy típico leer que “la bolsa cae por el petróleo, por China, por Grecia, por Brasil…” y “sube por Draghi, los fundamentales o la confianza en el gobierno”. No es que no exista cierta realidad, pero correlación no es causalidad.

  • Los indicadores técnicos de sobre-venta y fortaleza relativa (RSI), además de las famosas rupturas de medias móviles, ayudan a entender lo cerca o lejos que estamos de un entorno de capitulación. A pesar de las importantes caídas, no es el caso en muchos activos de riesgo. Según estimaciones de Citi y JP Morgan aún estamos lejos de los indicadores de capitulación, pero si en zonas de sobreventa.
  • Mejora de estimaciones de beneficios. De los sectores que han publicado resultados hasta hoy, solo hay dos en EEUU(telecomunicaciones y servicios al consumidor –consumer services-) que hayan mostrado crecimiento en beneficio neto. Preocupa la caída del 15% en los beneficios de las tecnológicas. Pero lo más relevante se encuentra en los objetivos publicados. De las empresas que han presentado resultados resalta que todas han reducido la recompra de acciones, que más del 50% han rebajado previsiones de dividendo y las expectativas para 2016 no se han revisado al alza en resultados ajustados en ninguna.
  • Escenario macroeconómico. La pérdida de la fe en la magia monetaria es evidente. China caía un 5,7% al anunciar una inyección de 440.000 millones de yuanes en el mercado. Europa perdía el rebote creado tras la rueda de prensa del BCE y Japón seguía perdiendo niveles importantes a pesar de la llamada del Banco Central de Japón a acciones adicionales.

Por lo tanto, al inversor le queda el comodín de las valoraciones. Hay que analizar los múltiplos con las siguientes preguntas: ¿Aceptamos estos niveles de ratios de valoración ante dos años de beneficios estancados? ¿Tenemos confianza en que el mercado está descontando ralentización global y desinflación estructural? Porque el problema de las valoraciones es que el consenso solo ha hecho revisiones cosméticas de 2017.

Gráfico

Gráfico

El rebote puede estar justificado si creemos que ese escenario de desinflación global no se va a dar. O si pensamos que la montaña de deuda que vence en los próximos cuatro años no va a afectar a los activos de riesgo.

Lo que está claro es que las estimaciones de subidas de tipos en EEUU muestran el miedo que tienen los inversores a que EEUU vuelva a subir tipos.

Un mercado que ha sido incapaz de digerir una subida de tipos de 0,25% y una devaluación insignificante del yuan no está sustentado en bases sólidas como para anticipar nuevas subidas y devaluaciones. Y desde luego, es incapaz de mantener las bajísimas rentabilidades de los bonos emergentes y cíclicos si el escenario de desinflación dura un año más.

Si pensamos que el estancamiento secular y la desinflación van a darse durante dos o tres años, tenemos un problema con las valoraciones.

Llevamos dos años aguantando la respiración y esperando, con la cabeza escondida, como las avestruces, a que la pesadilla –para los mercados- de la desinflación y ralentización se disipe. Haber dado la patada hacia delanterefinanciando préstamos hace que los vencimientos de 2017 cobren especial relevancia.

Seamos cautelosos, y tomemos las oportunidades que generan estas correcciones con un riguroso análisis de valoraciones y un detallado conocimiento del riesgo de contagio de deudas de difícil cobro a las acciones e índices. ¿Por qué? Porque si no reconocemos que nos hemos equivocado, y mucho, en la magnitud e impacto de la desaceleración evidente desde agosto, estamos condenados a equivocarnos de nuevo. Las oportunidades existen. Los riesgos, también. Y no podemos ignorarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *