Daniel Lacalle

El tesoro energético de EEUU que desprecia Europa

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

12/5/2011 El Confidencial

Novecientos mil millones de euros. Esto es lo que se ahorraría Europa en su objetivo de reducir las emisiones de CO2 un 80% en el año 2050 si, además de profundizar en energías renovables, desarrollase sus reservas de gas pizarra como ha hecho EEUU y ahora va a hacer China según un estudio del sector (http://www.centrica.com/files/pdf/making_the_green_journey_work.pdf)  ¿Saben qué va a hacer Europa? Pues como sigan el ejemplo de Francia, amenazar con prohibir la perforación hidráulica de gas pizarra por el excesivo uso de agua.

La guerra contra el gas pizarra ha puesto de acuerdo al sector carbonero, a las empresas gasistas tradicionales y al lobby solar. Por algo será.

A ninguno de los tres les interesa un precio del gas barato, porque han visto como el gas pizarra ha cercenado los precios del gas convencional en EEUU, y por lo tanto el uso de carbón para generación eléctrica y la posibilidad de suculentos subsidios a la energía solar si cae el precio de la electricidad al aumentar el suministro disponible de gas. Gas europeo, no ruso ni nigeriano ni qatarí. Europeo. Y un 50% más barato si la producción crece tanto como lo ha hecho en Estados Unidos. Qué horror. !Prohibámoslo!

Europa cuenta con nada menos que 156 tcm (billones de pies cúbicos) en reservas de gas pizarra. 90 años de demanda cubierta.

La tecnología, gracias a la revolución del gas pizarra en EEUU, está probada, y el impacto ecológico, nulo. Se han hecho muchos informes alarmistas, incluso una película, Gasland, que fue inmediatamente refutada por el propio departamento de Estado de Energia de EEUU… Lo mejor de todos estos informes alarmistas es que en todos ponen una y otra vez que “no han podido confirmar con precisión ninguna de (sus) afirmaciones” (estudio Cornell).

Punto por punto, merece la pena resaltar:

La tecnología de fraccionamiento hidráulica está probada, se utiliza en miles de pozos en Estados Unidos anualmente con total seguridad, y solamente se han dado uno o dos casos de accidentes menores. Los líquidos utilizados en el fraccionamiento de la roca están compuestos en mas de un 99.98% de agua (94.62%) y arena (5.24%), con una minima cantidad de productos químicos, altamente diluidos, fácilmente almacenables y manejados de manera segura.

De esos productos químicos, la mayoría (acido hidroclórico, etanol, metanol, etileno e hidróxido de sodio) se recuperan perfectamente en el proceso de extracción. Ningún departamento estatal o local en Estados Unidos ha encontrado pruebas que demuestren contaminación del agua de los acuíferos. Se utilizan más de 5 mil toneladas de acero y cemento para proteger los acuíferos. El proceso de fraccionamiento de roca ocurre al menos a un kilómetro y medio de profundidad, lejos de los acuíferos.

Este mapa, el de recursos naturales de Europa es lo que ninguno de los políticos y lobbys mencionados, aficionados a los subsidios, quiere que ustedes vean. Prefieren meterles miedo con lo de la independencia energética. Antes de buscar una solución para desarrollar los recursos naturales del continente de manera eficiente, limpia y competitiva, prefieren prohibir. Y luego se quejan de la dependencia energética.

Mientras tanto, China ya ha pre-seleccionado a seis empresas para empezar a desarrollar sus reservas de gas pizarra. Pues bien, solo con utilizar una estimación basada en la productividad conseguida en Polonia por San Leon o Conoco-3 Legs o las áreas más difíciles de EEUU, en diez años China podrá reducir un 10% su consumo de carbón utilizando una energía limpia y con cinco veces menos emisiones de CO2. Todo suma en un país que consume más del 45% del carbón del mundo.

Europa quiere energía barata, pero no quiere nucleares, y ahora parece que no quiere gas pizarra, a pesar de contar con recursos naturales abundantes y suficientes, ya que un estudio de Statoil y Chesapeake sitúa la productividad estimada media de los campos de gas pizarra europeos en un 60% de éxito, sobre todo en Polonia.

Mientras tanto, en el 1er trimestre de 2011 el coste energético que soportan las empresas y consumidores en nuestro país y sus vecinos se situó de nuevo en el más alto de la OCDE. En España la industria sufre el mismo coste de electricidad que los países nórdicos, a pesar de que los precios del pool eléctrico aquí son un 20%, inferiores, pero por culpa del déficit de tarifa galopante y la marejada de subsidios, al carbón, garantías de capacidad, etcétera (no solo las renovables, oiga) sufrimos costes de energía nórdicos para una economía muy frágil como la nuestra. Pero me había olvidado que, como dicen muchos por ahí, la competitividad no importa, el crecimiento es malo y que lo que ocurra en el mundo es irrelevante porque tenemos razón.

En media, la industria europea soporta fundamentalmente tres costes: el coste financiero incluyendo impuestos, los salarios y la energía. No es de extrañar que la Unión Europea, por tanto, sabiendo que los impuestos no van a bajar, centre demasiado trabajo en la energía, pero si continúa empeñada en evitar cualquier riesgo antes de que ocurra, cercenando las oportunidades de generar energía barata, España y sus socios seguirán siendo el 100% del coste de CO2, el 70% de los subsidios energéticos de la OCDE  y verán reducida su capacidad de competir.

Mientras la producción de gas en EEUU ha llevado los precios del gas y la electricidad a niveles altamente atractivos para la productividad industrial, la política del “no en mi jardín” de nuestro país y sus socios continúa. Es fácil quejarse de los malvados países productores porque sube el precio de las materias primas cuando a la vez se cercena la producción doméstica. En vez de colaborar con la industria y monitorizar con una adecuada regulación que el potencial energético se extrae de la manera más segura y ecológica se prefiere prohibir, con el riesgo de hundir la competitividad con costes energéticos prohibitivos mientras rezamos que el resto del mundo cambie.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *