Daniel Lacalle

Implicaciones energéticas de la cumbre del G7

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

“And time doesn´t wait for me, it keeps on rolling”Tom Scholz

Mi querida amiga Virginie me escribió ayer preguntando por el impacto en el sector energético del compromiso de los países más industrializados del mundo para reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y reducir la exposición a energías fósiles.

Mi respuesta fueron tres frases: “haremos lo que esté en nuestra mano”; “compromiso a 2100”, y “políticas nacionales no unitarias”. ¿Qué significa esto?: Bla bla bla –aplausos- bla bla bla.

El aplanamiento del mundo energético que comentamos en La Madre de Todas las Batallas (The Energy World Is Flat) es inexorable, y no lo decide un comité. Lo dicta la tecnología, la eficiencia y el coste. El petróleo, el carbón, seguirán existiendo a largo plazo como fuentes de energía, pero la inflación de precios será cada vez menor y el excedente de suministro, mayor. La eficiencia arranca dos millones y medio de barriles de petróleo equivalentes/día de crecimiento de demanda cada año, según mi queridoAdam Sieminski de la IEA. Es decir, cuando analizamos el crecimiento global cada año se necesita menos petróleo y energía para generar una unidad de PIB.

El final del carbón como fuente primaria de energía ya ni es fuente de debate. Poco a poco, pero sin pausa, desaparece de un mix energético en el que –a pesar de la caída de precios- ya ni siquiera compite adecuadamente. El gas natural mató al carbón. Por supuesto, es una muerte lenta, agónica, zombificada, donde las empresas sobreviven con rentabilidades muy por debajo de su coste de capital y se agarran a que dentro de cinco años todo cambiará.

La debacle de las subvenciones a las renovables ha sido otro factor esencial. No ha habido un mejor entorno para espabilarse, bajar costes, competir y mostrar las bondades de ciertas tecnologías. Hoy la energía eólica (LCOE, levelized cost of electricity) en EEUU y Europa se encuentra entre las tecnologías más competitivas, junto con la hidráulica. Mucho más barata que la fotovoltaica y la biomasa, y cercana al gas natural –en Europa, ojo, no en EEUU- o la nuclear –incluyendo todos los costes-.

La zombificación de la capacidad excedentaria en solar y viento es también esencial para entender la caída de precios. Los fabricantes de paneles y turbinas se han adaptado a un mundo en el que ya saben que los chinos, alemanes y estadounidenses no van a cerrar capacidad excedentaria para que los precios suban… Por tanto compiten. Buenas noticias.

Lo mismo ocurre en petróleo y gas. El viernes pasado en Viena, en la reunión de la OPEP, quedaba claro que la batalla de la competencia va a durar mucho tiempo. Sadad Al Husseini me comentaba ya hace un tiempo que el mayor enemigo de la OPEP no es Rusia o EEUU o la UE. Es la competencia. Pues bien, los productores de gas y petróleo en EEUU no solo no han caído, sino que el país produce hoy un record de 9,57 millones de barriles/día con una reducción de costes del 40%.

Eficiencia, tecnología y competencia. No comités ni cumbres. Y esta batalla la va a ganar el consumidor.

¿Ganadores? Los sectores que se adapten a esta competencia feroz gestionando costes y evitando sobrecapacidad.

¿Perdedores? Los que esperan que vuelva 2001, los que creen que a largo plazo todo sube y los que no entienden que los nuevos actores están aquí para quedarse. Los sectores “baratos con razón”.

Como inversores, les ruego, como llevo recomendando desde 2007, que no apuesten a entelequias como el valor en libros, la expansión de múltiplos y las teorías de conspiración  geopolíticas para invertir en el sector.

La energía de 2100 no la van a dictar ni las subvenciones ni las necesidades presupuestarias de los petroestados. La va a dictar la eficiencia. Y si, como estimamos desde 2013, las baterías –no las que estamos viendo hoy, probablemente otras- van a ser la revolución global… prepárense para sorprenderse ante precios de la energía mucho más atractivos. La banda ancha energética, esa enorme red de distintas opciones que facilitan el suministro y reducen la dependencia, es imparable.

Este cambio que llevamos comentando desde hace años y que nos llevó a escribir La Madre de Todas las Batallas hace inútil el brindis al sol del G7 y los compromisos a 2100… Pasarán siglos sin que suframos problemas de abastecimiento. Porque la eficiencia y la tecnología son mucho más poderosas que los agoreros del colapso. Y esa combinación demoledora llega antes que los políticos. Como ha sido siempre.

El final del aceite de ballena como fuente de energía no vino por ecologismo, por decisión de un comité, por subvenciones o por el cenit de los cetáceos. Vino por coste y flexibilidad.

Una respuesta a Implicaciones energéticas de la cumbre del G7

  1. Javi 16 Junio, 2015 a 2:16 am

    Con todo el mundo hablando de escasez “malthusiana”, la mente del “contrarian” debe estar buscando acorde a lo opuesto, es decir, lo que Lacalle plantea: el entorno futuro será de energía barata, y muchos tendrán que “deflactar” sus henchidos pechos.

    Hagan sus apuestas… 😉

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *