Cancelar La Deuda Es Ilegal, Irresponsable y Dañino.

Cancelar La Deuda Es Ilegal, Irresponsable y Dañino.

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, y el responsable de economía de Podemos, Nacho Álvarez, han escrito una columna en El País pidiendo la condonación parcial de la deuda acumulada por el Banco Central Europeo (BCE). A ellos se ha unido el economista Thomas Piketty, creador de las propuestas más disparatadas abrazadas por la extrema izquierda, que exige una condonación de la deuda de los gobiernos en manos del BCE “a cambio de mayor inversión pública” … que se pagaría con más emisión de deuda pública. Fascinante.

Ante esas disparatadas propuestas, Luís de Guindos, vicepresidente del BCE ha zanjado la polémica con dos evidencias. “Cancelar la deuda es ilegal y además no tiene sentido económico”, explicó a Reuters el día 4 de febrero. La primera parte es obvia. Lo prohíben los estatutos del Banco Central Europeo. La falta de lógica económica la explicaré aquí.

Una quita o cancelación de deuda es la evidencia de la insolvencia del emisor. Si, como repite el PSOE y Podemos, la solvencia y credibilidad crediticia de España no están en juego ¿por qué pedir una cancelación?  Si, además, como sostienen Álvarez, Piketty y otros defensores del masivo endeudamiento estatal, el déficit no es un problema y aumentar la deuda no es problema porque “crea reservas” ¿por qué cancelarla?

No olvidemos que Álvarez y su partido, Podemos, junto con Izquierda Unida y otros partidos radicales europeos, interpusieron una proposición para salir del euro en 2016 que nunca han eliminado ni rechazado posteriormente. Los eurodiputados de Podemos presentaron una resolución en Estrasburgo para que la Unión Europea preparase los mecanismos para la “disolución ordenada de la zona euro”. También propusieron establecer “los mecanismos que permitirían a un país integrado en la moneda única abandonarla para adoptar otra divisa”.

El líder de Podemos pide que Europa y el BCE nos condone deuda mientras exige endeudarse mucho más monetizado por el BCE mientras además quiere tener la opción de salirse del euro. Que Narbona firme una petición así solo demuestra lo huérfana que se ha quedado la dirección del PSOE de economistas creíbles. Cualquiera de los buenos economistas socialdemócratas que tuvo el PSOE alucinaría con semejante propuesta.

El estado español se financia hoy a tipos negativos y la prima de riesgo es extremadamente baja. Sería un error pensar que la prima de riesgo y bajos tipos son consecuencia de la buena política del gobierno. Si tenemos tipos y prima de riesgo baja es porque nos avala Europa y, en particular, Alemania, es decir, porque los contribuyentes europeos sostienen la credibilidad del euro y con ello el BCE puede llevar a cabo políticas expansivas.

Lo que leemos en esta columna son típicos argumentos populistas falaces. Las quitas existen, por supuesto: Son la evidencia de la insolvencia de un emisor. Lo que no existe es una quita para gastar más y endeudarse más todavía, que es lo que proponen estas personas. Lo que piden es la monetización directa por parte del BCE de todo y cualquier gasto público sin límite ni diferenciación. Es decir, copiar a Argentina.

Ni a EE. UU. ni a Japón ni a Reino Unido se les ocurre semejante disparate. Porque perderían su status como reserva global.

El Banco Central Europeo ya ha comprado el 100% de las emisiones netas de España y alrededor del 30% de la deuda de España. ¿Con qué lo ha comprado? Con la solvencia crediticia de los agentes económicos de toda la eurozona. Esto es esencial a la hora de entender por qué la deuda no es un simple apunte contable y el BCE no puede cancelarla a placer.

El Banco Central Europeo puede endeudarse gracias a la fortaleza de los ahorros y economía de los países miembros de la eurozona. Cuando el BCE compra bonos de España, para el banco central nuestra deuda es un activo de máxima seguridad que tiene valor siempre que cumplamos con nuestros compromisos crediticios y seamos deudores fiables. Si el BCE eliminase esa deuda de su balance destruiría sus activos, y con ello la confianza en la viabilidad de estos y su capacidad de mantenerse como un banco central líder.

Cancelar la deuda en manos del BCE destruye su posición global como prestamista y garante de último recurso, porque demuestra a los inversores del mundo que sus activos (la deuda de los países que ha comprado) son insolventes y que lo que parece “puntual” ahora puede ser recurrente en el futuro, destruyendo la credibilidad del euro y del BCE. ¿O se creen ustedes que cuando se abriese esta “cancelación puntual” no se iban a lanzar a pedir más dos años después?

Recordemos que el balance del BCE se considera uno de los más seguros del mundo porque sus activos (los bonos que compra) son también los más seguros. La propuesta de Narbona y Álvarez significa dinamitar la credibilidad del sistema euro y al BCE.

Adicionalmente, pondría en peligro la estabilidad y confianza en toda la zona euro. Si elimina del balance un activo -nuestros bonos- que se supone que ha comprado por su calidad, solvencia y compromiso incuestionable, porque son los más seguros de Europa… ¿Qué podemos pensar que tiene en su balance sino deuda tóxica de países insolventes? De hecho, ¿qué ocurriría con la confianza en el sistema monetario de la zona euro y su estabilidad si el BCE decide eliminar de su activo nuestros bonos?

Eliminar del activo del BCE los bonos de España, Italia o cualquier país pone en seria duda la estabilidad, solvencia y credibilidad del sistema. No solo es reconocer que no somos solventes los emisores, es que pone en duda a todo el sistema.

Si el BCE eliminase de su balance parte de los bonos comprados a España sería reconocer la insolvencia del país, pero además reflejaría la imposibilidad de seguir comprando dichos bonos en el futuro. La pretensión de Piketty de que cancele y siga monetizando todo y cualquier gasto público es simplemente caer en los errores de Argentina, que han devastado el peso y su economía. Que además lo propongan personas de Podemos que han votado a favor de salir del euro es, además, mucha caradura. Exigen que se les condone la deuda, endeudarse más, y después, si no les gusta, irse.

No solo es falta de lógica económica, es gorroneo a todos los contribuyentes europeos.

 España daría el mensaje al mundo de que no es fiable prestarnos y en cualquier momento puede hacer otra quita porque, además, lo que exigen Narbona y Álvarez es seguir aumentando desequilibrios anualmente, ya que el problema de flujo -aumento y acumulación de déficit anual y con ello emisión de deuda adicional- no se soluciona.

La simpleza de decir que la deuda es un apunte contable que el BCE puede eliminar solo se le puede ocurrir a alguien que no conozca cómo se cimenta la estabilidad del sistema monetario y financiero.

A ningún gobernador de la Reserva Federal o del Banco Central de Japón se le ocurriría la sandez de eliminar activos de máxima calidad -bonos del estado – de su balance porque sería reconocer que son tóxicos, la insolvencia de su emisor, el estado, y la inexistencia de valor en los activos que acumula. Sería equivalente a destruir la credibilidad del sistema que da confianza a la moneda y a la deuda estatal, sustentada por el ahorro actual y futuro de los ciudadanos, como la del BCE con el ahorro de los europeos… Y con ello destruir su status como moneda de reserva y, a la vez, la posibilidad de apoyar a la deuda nacional en el futuro.

En el momento en el que el Banco Central Europeo reconociese, con una provisión multibillonaria que reconocería pérdidas en una importante parte de sus activos, destruye la confianza en la solvencia del emisor, de los que le avalan -el resto de los países de la Eurozona- y genera una espantada global de inversores en deuda europea ante el riesgo de ver sus inversiones evaporadas la próxima vez que se les ocurra lo mismo, que será dentro de poco tiempo. Y, con ello termina destruyendo al euro como moneda de reserva y al BCE como prestamista de último recurso.

El lector nos dirá que a Grecia se le concedió una quita. Es cierto, pero ¿a cambio de qué? A cambio de un amplio y contundente programa de reformas y recortes que devolviese al país a superávit primario en poco tiempo, como ocurrió. Existen las reestructuraciones de deuda, por supuesto, lo que no existen son las reestructuraciones de deuda a cambio de gastar más y endeudarse todavía más.

Solo alguien que no tenga ni idea del sistema monetario se puede creer que una reestructuración del 20% de la deuda española en manos del BCE iba a ser gratis. Vendría acompañada de muchos mayores recortes y sacrificios porque la quita es la evidencia de la insolvencia. ´

En cualquier caso, una quita no soluciona nada si el déficit anual sigue desbocado, un problema que ni Narbona ni Álvarez ni sus partidos pretenden solucionar, todo lo contrario. No solo no evitaríamos los enormes recortes y ajustes exigidos con la quita… En pocos años el endeudamiento del país sería el mismo al acumular déficits estructurales.

Una quita no es un regalo, es la demostración de que el emisor no es solvente ni fiable. Con ello se dinamita el acceso a financiación actual y futuro. No es un cheque en blanco para seguir aumentando desequilibrios. Desafortunadamente, eso nunca les ha importado a los líderes de Podemos, que enviarían al país a la estanflación y el desastre monetario con sus propuestas mágicas sin pestañear.

La deuda no es un número, es un contrato de compromiso de pago cuyo valor se mantiene porque nuestra garantía y fiabilidad están aseguradas. La deuda, que es un activo en el balance del BCE, mantiene la estabilidad y la solvencia del euro como moneda porque nuestro compromiso como estados miembros es ineludible a la hora de atender a su pago. Si rompemos ese compromiso, el euro, y con ello la capacidad financiación de nuestra economía, desaparecería en poco tiempo.

Daniel Lacalle es Economista Jefe de Tressis

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

1 comentario en “Cancelar La Deuda Es Ilegal, Irresponsable y Dañino.

  1. No deja de ser una táctica más de los bolivarianos. Cansar y aburrir al BCE a ver si los echan del euro. Es de una desfachatez sin límites estar mas de 10 años con déficit y no parar de pedir prestado sin que se les caiga la cara de vergüenza a los gobiernos. Y para colmo ahora no sólo piden más dinero, sino no tener que devolverlo y supongo que tampoco pagar intereses. Está claro que no es el gobierno el que lo hace sino los partidos del gobierno que, en la Unión de Repúblicas Socialistas Europeas, es como decir el Estado. Luis XIV redivivo. Vaya degradación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.