Deuda pública descontrolada, un riesgo enorme

«The earthquake is a coming, but you don’t want to hear, you’re just too blind to see»Bruce Dickinson.

Deuda pública descontrolada, un riesgo enorme

El Gobierno de Sánchez es el que más ha aumentado la deuda desde 2019 y el que está registrando la peor recuperación. Por cada euro de recuperación de PIB se endeuda 1,4 euros. En 2021, con todos los vientos de cola, el PIB rebotó un misero 5% y la deuda aumentó un 6,1%. Desde 2018, el Gobierno de Sánchez ha fiado la consolidación presupuestaria a las subidas de impuestos y solo ha conseguido aumentar la deuda. Un aumento de deuda pública del 20% en dos años para conseguir la peor recuperación de la Eurozona, según datos de la Comisión Europea.

El Gobierno de Sánchez es el que más aumenta la deuda anual de nuestra historia reciente. Ningún Gobierno reciente ha aumentado la deuda un 6% en año de recuperación y con ingresos récord. Un aumento de deuda de 82.000 millones en 2021 a pesar de beneficiarse de ingresos fiscales récord y de la caída de gastos por estabilizadores automáticos es un fracaso absoluto. Una ruina que demuestra que la política de gastar más y aumentar impuestos nunca reduce la deuda.

Por cada euro de recuperación de PIB, el Gobierno de Pedro Sánchez se endeuda 1,4 euros

Una deuda sobre PIB de 119% es un problema a corto y largo plazo. El efecto placebo del banco central no dura siempre y estos años el Gobierno se ha acostumbrado a que se disfrace el riesgo con la política monetaria. El Ejecutivo piensa que podrá aguantar con esta espiral de exceso de gasto hasta las próximas elecciones mientras el BCE le blanquee el riesgo. Pero la prima de riesgo ya sube incluso con políticas muy acomodaticias.

El problema de este descomunal aumento de deuda es que ya no pueden acudir al engaño de que es por la Covid y la caída de ingresos. Los gastos por estabilizadore automáticos se han desplomado y los ingresos se han disparado con la voracidad recaudatoria y la negativa a ajustar los impuestos a la inflación.

La estadística de la Agencia Tributaria muestra que solo en la burbujainmobiliaria y el año pasado los ingresos tributarios superaron las previsiones… El Gobierno de Sánchez y Podemos ha disparado la presión fiscal sobre los trabajadores mientras se parten de la risa repitiendo que suben a «los ricos». Pues «rico» es usted para Montero, que está encantada de que el 61,3% de la recaudación proceda del IRPF y de cotizaciones sociales. Y la deuda disparada por mantener el Gobierno más caro de la historia y cronificar gasto político, que se ha disparado con la excusa de la pandemia.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido un plan creíble de consolidación fiscal y, como buen organismo diplomático y estatista, pide un ejercicio serio de eficiencia en el gasto y sugiere una subida del IVA y los impuestos verdes -que pagamos todos-.

¿Cuál es el problema? Las familias cargan con esa losa fiscal. El 48% de la recaudación de impuestos verdes recae en los hogares y el IVA encarece la cesta de compra. No solo es contraproducente puesto que impacta el crecimiento, el consumo y reduce la renta disponible de los hogares, sino que subir el IVA y los impuestos mal llamados verdes no eliminan el problema de déficit estructural que ha creado este Gobierno.

Las familias cargan con esa losa fiscal. El 48% de la recaudación de impuestos verdes recae en los hogares y el IVA encarece la cesta de compra

El déficit estructural, el que se genera crezca la economía o no, se sitúa en más de 50.000 millones de euros anuales. Subir el IVA y los impuestos verdes no elimina ni reduce significativamente ese déficit, sino que tiene impacto negativo en el crecimiento potencial.

Estamos ya hartos de excusas de gobiernos intervencionistas que siempre piensan que usted gana demasiado y ellos gastan poco. Estamos hartos de estimaciones ridículas de recaudación y cuentos de «impuestos a los ricos» cuando siempre, y muy especialmente la izquierda, cruje a impuestos a las familias y empresas. Cuando se pinche el espejismo de «ingresos récord» el agujero será mayor. Y el Gobierno no tendrá la excusa de la pandemia ni el blanqueo del BCE.

El problema en España es el gasto. Y cuanto más se tarde en controlarlo, peor será el ajuste posterior.

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

9 comentarios en “Deuda pública descontrolada, un riesgo enorme

  1. Algún día el español de a pie abrirá los ojos y se dará cuenta de que el Leviatán ha estado viviendo de su tiempo y energía. Sólo entonces miraremos atrás y seremos conscientes de nuestros errores perpetuando a sanguijuelas.
    Estudien #Bitcoin y la libertad que nos proporciona.
    Lean «La filosofía de Bitcoin».

  2. Si por cada euro de recuperación del PIB se gastan 1,4 ¿dónde están esos 0,4 euros? ¿En la basura? ¿En refugios fiscales? ¿En los bolsillos de algunos/as/es? ¿En observatorios para el estudio del desove del cangrejo malabar? ¿En estudios para dilucidar el sexo de los ángeles? ¿En investigaciones para ver si la música celestial en en do menor, en fa mayor o en si bemol?
    Toda la acción de gobierno es así, un embeleco continuo, en masa y al por mayor. Después de ver el reparto de los fondos europeos, donde se demuestra que el que parte y reparte se lleva la mejor parte, esto ha sido, es y será como dar a Monipodio el dinero para que lo reparta.
    Los datos que usted cita no pueden ser mas desoladores para nuestro bolsillo y para el país. Y lo malo es que no se puede esperar del PP más de lo que tenemos ahora. Está claro que esto se va al garete y que seremos rescatados a costa de nosotros mismos. Todo a mayor gloria del P$O€ y de sus votantes.

    1. Estoy de acuerdo con Usted pero…no podemos ser rescatados esa es una falacia que viene de la crisis anterior
      Es imposible rescatar una economía del tamaño de la española lo único que podrían hacer es facilitar líneas de crédito mientras se realizan recortes de gasto público brutales por ejemplo gasto público en pensiones actualmente son 100.000 millones de euros y es la mayor partida de gasto que tiene el país
      Después veremos el tamaño de la deuda y si se atreven con las CCAA
      Habrá suspensión de pagos en algún momento del año que viene debido al alza de los tipos de interés y de la prima de riesgo….tiempo al tiempo

  3. Difíciles son estos tiempos!
    Lejos queda, la deuda del 60% del PIB. Pero, aquí todo suena a cuento chino. Sr. Lacalle, por mucho qué Vd. se esfuerce en divulgar estos enormes gastos y despilfarros, más chupósteros y soplagáitas hay tapando este derroche.

  4. Viendo además esa noticia de que el gobierno destinará 20.000 M a fines de «igialdad de género» es todavía más crítico sacar a esta gente de la Moncloa.

  5. Volviendo a leer su libro «Viaje a la libertad económica», en las páginas acerca de la UE, Japón y de España me he podido dar cuenta de que, como Ud. dice, los gobiernos no hacen más que darle vueltas a lo mismo: gastar y como consecuencia endeudar el país y luego subir los impuestos. Es la misma historia desde hace mas de 50 años. En España es así, gobierne quien gobierne, no saben hacer otra cosa. Y si, por equivocación, miran a Irlanda o Singapur será de reojo y con aprensión, no nos vayamos a contaminar y acabemos haciendo las cosas de otra manera, más que nada, por ver si funciona. Un cisne negro (la epidemia de COVID) y otro gris (la guerra de Ucrania) le han venido como anillo al dedo al pedazo de doktor en economía que nos gobierna. Ya tiene a quién echar la culpa de que no funcione lo que se viene haciendo desde hace 50 años, y que nunca funcionó.

  6. Volver a leer «Viaje a la libertad económica» es una especie de choque mental, sobre todo el capítulo dedicado a España. Después de ver los datos que se exponen en él y contrastarlos con la realidad actual, me produce una frustración de la que es difícil salir. Desde que Ud. escribió el libro se han sucedido dos gobiernos de distinto (¿distinto?) tinte político y el estado general no ha hecho más que degradarse en todos los aspectos. Ya tenemos un rescate encima, la de los fondos concedidos por el politburó de la Unión de Repúblicas Socialistas Europeas, que es un rescate de todas todas, lo llamen como lo llamen. Lo peor es que parte habrá que devolverlo y no servirá para nada bueno, como es tradicional en nuestro país. Se repiten las mismas actuaciones desde que se escribió el libro y la cosa no hace más que empeorar. Y la pandemia y la guerra de Rusia contra Ucrania son excelentes excusas para seguir cuesta abajo. Si a esto se le une un personal votante a cuya mayoría no le gusta el capitalismo, al que la palabra «liberalismo» le produce urticaria mental, que a lo que aspira es a ser funcionario y que vota por millones a quienes han demostrado fehacientemente que arruinan el país cada vez que gobiernan ¿qué solución tiene esto? Yo no veo otra que salir corriendo ¿Y usted?

  7. Además de todo lo bien que explicas el tema de la deuda, te añado el impacto inflacionario de la misma. Si la deuda, producto del déficit aumenta en 50.000 millones, en esa cantidad aumenta la masa monetaria e impacta en los precios.

Responder a Charles de Secondat Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.