El falso ‘récord de empleo’ de noviembre y cómo daña a la economía

El supuesto récord de creación de empleo anunciado a bombo y platillo por el Gobierno ha sido disfrazar mes tras mes las malas cifras de paro con un enorme aumento de contratación pública y llamar «hito histórico de afiliación» a incluir a los que están en ERTE y autónomos en cese de actividad.

El falso 'récord de empleo' de noviembre y cómo daña a la economía

Entre noviembre de 2019 y noviembre de 2021 el Gobierno ha disparado la afiliación en el sector público en 211.800 personas. En ese mismo periodo, la afiliación al sector privado ha caído en 68.133 personas, según datos del Ministerio de Trabajo.

En noviembre hay casi 70.000 personas menos afiliadas en el sector privado que hace dos años, y quedan 125.000 trabajadores en ERTE y 134.000 autónomos en cese de actividad.

El Gobierno se vanagloria de un ‘récord de empleo’ donde el 60% es empleo público, ERTE y autónomos sin actividad, pero afiliados, mientras quedan 3,2 millones de personas en paro.

Otro factor muy preocupante, que ha reflejado el INE en su análisis del PIB: las horas trabajadas caen un 10% respecto al trimestre anterior y un 2,6% respecto al tercer trimestre de 2019.

De los más de dos millones de contratos firmados en noviembre, solo son indefinidos el 14% del total, mientras el 86% son temporales.

De los nuevos afiliados efectivos, excluyendo ERTE y cese de actividad, el 78% son del sector público entre febrero de 2020 y noviembre de 2021. Entre noviembre 2019 y 2021, es el 100%, ya que se ha destruido empleo privado.

El último día del mes de noviembre se destruyeron 110.000 empleos, más que la media de afiliación del mes.

No hay nada que celebrar en un país que, entre las grandes economías, se sitúa solo por detrás de Turquía y Brasil en el Índice de Miseria de Okun, con un 20,17%. Y con la tasa de paro más alta de la Unión Europea. Altísimo paro y elevada inflación.

No hay nada que celebrar en un país que, entre las grandes economías, se sitúa solo por detrás de Turquía y Brasil en el Índice de Miseria de Okun

Esto, además, es grave porque las cuentas públicas están devastadas. Un Gobierno con el mayor déficit estructural de la Unión Europea y una deuda de más del 120% del PIB no puede lanzarse a disfrazar las cifras de empleo contratando en el sector público.

Los que defienden el sector público y los funcionarios de carrera deberían estar muy preocupados por un aumento tan innecesario y brutal del empleo estatal. Pone en peligro la sostenibilidad de las cuentas públicas y sus salarios a futuro y significa un parche para hoy y más deuda en el futuro.

Preocupa la euforia cuando el propio documento del Ministerio de Trabajo refleja que la cifra de demandantes de empleo es mucho mayor: En noviembre hay 4.992.251 demandantes de empleo de los que solo 1.285.559 están considerados «ocupados». Aparecen 294.422 como «con disponibilidad limitada» y 229.583 como «demandantes de empleo no ocupados-TEASS».

Es decir, entre aquellos sin empleo que indican en su solicitud condiciones especiales de trabajo (sólo a domicilio, teletrabajo, en el extranjero, etc.) y demandantes de empleo no ocupados (DENOS) hay un grupo de más de 523.000 personas que no aparecen en el paro oficial.

Una parte importante de ese empleo dopado es probablemente temporal. Pero eso no quita el impacto negativo de disfrazar las cifras de paro con exceso de contratación pública en un país que ya había aumentado la contratación estatal y tenía 2.567.891 afiliados en el sector público en febrero de 2020.

La falacia de «el sector público crea empleo porque el privado no puede» está desmontada desde hace mucho tiempo. Seis de cada 10 euros de un salario público no necesario y pagado con deuda se van a agrandar el agujero de endeudamiento y supone más riesgo a futuro.

Inflar la contratación con empleo público y pasarle el coste al contribuyente es una estrategia que fue un fracaso absoluto en Grecia. Entre 1976 y 2012, el empleo público se multiplicó por tres mientras el empleo privado aumentó sólo un 25%. Más de 70 empresas públicas deficitarias y ruinosas y un gasto público que se situaba en una media del 49% del PIB desde 2004. Todos sabemos cómo acabó aquello.

Inflar la contratación con empleo público y pasarle el coste al contribuyente es una estrategia que fue un fracaso absoluto en Grecia

No solo es un problema de disfrazar las cifras de paro, sino que genera mayor incidencia económica negativa al aumentar el efecto desplazamiento del sector público sobre el privado. Se aumentan los impuestos y cargas burocráticas a las empresas y trabajadores privados y se carga al estado de una deuda inasumible que, después, supone mayores recortes y peor crecimiento.

Lo más triste de estas cifras es que sean aplaudidas sin un análisis realista del efecto negativo a medio plazo. Es muy triste también que acusen de cenizo y antipatriota al que muestra estos datos, y lo hagan los mismos que pasaban meses enteros diciendo los malísimos datos de paro que había hasta 2018.

Curioso que antes criticar el alto paro, precariedad y pobres perspectivas fuera algo normal y ahora, por tener en el gobierno a Sánchez y Podemos, sea -alucinen- antipatriota. Cuando escribí mi libro Acabemos con el paro (Deusto, 2015), critiqué exactamente este problema. La utilización política del paro mientras se mantienen unos niveles de desempleo absolutamente inaceptables y que no tienen nada de estructural.  

Las empresas y familias ya están ahogadas a impuestos y ahora sufren el altísimo impuesto inflacionario. Pasarles el coste de esta irresponsable decisión de maquillar las cifras de paro con contratación pública no tiene nada de social. Es profundamente antisocial.

Ningún país con un 14,5% de paro y cientos de miles de afiliados sin trabajo debería aplaudir como ‘récord’ o ‘espectacular’ un rebote tan pobre del empleo dopado por contratación pública.

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

6 comentarios en “El falso ‘récord de empleo’ de noviembre y cómo daña a la economía

  1. Ya sabemos que, cuando la izquierda gobierna, ponerlos en evidencia y demostrar sus trolas es antipatriotismo, como ya dijo Zapatero el patriota, pero cuando gobierna la derecha, las protestas son justicia «social». Es un axioma de la política nacional, como los de Euclides. Por otra parte, imitar a Grecia en su desastre conseguido a pulso y no copiar a los que han salido adelante es de una inteligencia sobresaliente, propia del doctorado del doktor Sánchez, lumbrera preclara donde las haya, así como del coro de grillos que le cantan. Lo de machacar los planes de pensiones privados para crear uno nacional es una muestra más: si tan bueno va a ser, que compita con los demás y, si evoluciona bien, conseguirá muchos partícipes. Es simple. Pero no, le tienen pánico a la competencia y juegan con ventaja, como los tahúres que son. Siempre hacen trampa, como lo demuestra los datos de este artículo.

    1. Zapatero fue un desastre…..pero Mariano le superó con una emisión de deuda pública brutal sin recorte de gasto público
      Ahora tenemos a Sánchez que nos lleva directamente a la quiebra…
      Quiebra inevitable y ante la que deberíamos protegernos a nivel personal
      España no tardará mucho tiempo en suspender pagos, en cuanto el BCE empiece a dejar de comprar deuda en el el mercado países como España tendrán problemas para colocar sus emisiones
      Por cierto ese Plan de Pensiones Público va a ser la mayor estafa cometida en España, por encima de las Preferentes, ya que se utilizará para la compra de deuda pública del Reino de España por sus partícipes
      Al final quebrará el sector público y la gente perderá sus pensiones

  2. Que bien, si va tan estupendo el empleo no hay necesidad de subir los impuestos, ni autopistas, combustibles, seguros, bebidas, dulces, etc, los suben por qué están tiesos.
    La subida de la electricidad ha creado un efecto multiplicador de la recaudación de impuestos, algo que costaba 10 y ahora por efectos de la subida de la luz la se vende a 12 o 13 y genera más economía sumergida además del perniciosos efecto inflacionario.
    Tanto empleo público no tiene sentido, los funcio no crean riqueza y son una carga para el presupuesto, carga que se la endosan al que venga detrás e hipoteca las cuentas.
    Estar afiliado no es sinónimo de crear riqueza, se han destruido muchas empresas, (la mayoría pequeñas) pero generaban empleo e impuestos y esos mismos trabajadores aún reconvertidos (que desgraciadamente no todos) a autónomos, no resulten igual de productivos ni laboral ni impositivamente.
    En 10 años estamos en rescate a la griega y/o portuguesa.

    1. Muy acertadas sus apreciaciones….pero 10 años? entiendo ese limite temporal por fijar algo…yo esperaría a que pasen las próximas elecciones (2023) y después hablamos si no se solicita un rescate de España
      A finales del 2022 se vuelve a activar el procedimiento de déficit excesivo recuerde un 3% máximo
      El rescate va a ser muy duro….este país no está preparado para asumirlo y eso me preocupa
      Vamos a ver un empobrecimiento brutal de toda la sociedad empezando por el sector público

  3. «Un Gobierno con el mayor déficit estructural de la Unión Europea y una deuda de más del 120% del PIB no puede lanzarse a disfrazar las cifras de empleo contratando en el sector público.». Pues lo hacen y no se ponen ni colorados cuando les descubren la trampa.
    Me gustaría conocer el futuro para saber cómo acaba esto porque, en el caso de que los que gobiernan ahora pierdan las elecciones, los que entren van a necesitar más de cuatro años para enderezar esto y eso teniendo en cuenta que vayan por el buen camino, lo que es mucho suponer vista la historia que los precede.
    No sé si vamos de cabeza a que nos intervengan aún más, pero es lo que parece.

    1. Los que entren tendrán que ir ante la UE a pedir directamente un rescate…eso que hizo Mariano de endeudarse tanto o más que Zapatero o lo que está haciendo Sánchez de emitir deuda como si no hubiera un mañana, el próximo que venga ya no lo podrá hacer y directamente iremos a un rescate total de la economía
      Lo peor está por llegar es cuestión de unos pocos años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.