¿Empresa pública para bajar la luz? Otra mentira intervencionista

“Socialism produces bad music, bad art, social stagnation, and really unhappy people”, Frank Zappa

Podemos y el PSOE, los que desde el gobierno te han cambiado la tarifa para que sea más caro cada tramo y tengas que lavar de madrugada, los que se niegan a usar los 2.300 millones que recaudan de CO2 para reducir la tarifa, los que defienden hundir las energías de base y baratas, los que multiplicaron el déficit de tarifa por 17 hasta los 29.000 millones de euros, que casi quiebra el sistema… dicen que van a crear una empresa pública para bajar la luz. Ellos. La empresa pública de electricidad creada por Colau vende la electricidad más cara que sus competidores y es la menos transparente. Ellos.

La tarifa regulada diseñada por el gobierno es un 12% más cara que el resto, la tarifa está plagada de impuestos y costes fijos por diseño político y la eléctrica pública de Colau vende más caro que la competencia… ¿Y se creen que una eléctrica pública va a ser mejor y más eficiente?

La tarifa es cara porque los gobiernos la han llenado de impuestos y costes fijos y los gobiernos han impuesto un mix de generación intermitente y volátil

Hay muchas mentiras sobre el mercado eléctrico que se desmontan con un mínimo de información.

La creación de una empresa pública de energía es la peor idea. 

Una empresa pública no es gratis ni sin ánimo de lucro. Es una empresa controlada por políticos y financiada por los contribuyentes. 

La tarifa es cara porque los gobiernos la han llenado de impuestos y costes fijos y los gobiernos han impuesto un mix de generación intermitente y volátil que hace que la luz sea mucho más cara dada la baja interconexión de España con Francia y el resto de Europa, que es también un diseño y decisión política. 

Un gobierno que sigue sin aumentar interconexión con Europa, que quiere destruir energías de base y baratas y ha defendido -porque se lucra de ello- el desastre de limitación agresiva de derechos de emisión de CO2 no va a bajar la luz.  

El precio de los derechos de emisión de CO2 se ha disparado por diseño político, no por casualidad. Los gobiernos limitan la oferta y se lucran con un impuesto escondido vendiendo los derechos de emisión. El gobierno de España va a recaudar más de 2.300 millones de euros por este concepto en 2021.

La tendencia en toda la Unión Europea es de reducir la participación del estado en las empresas energéticas, no aumentarlo

La Comisión Europea ha recomendado usar esos ingresos fiscales extraordinarios para reducir la tarifa, ¿qué hace el gobierno? Negarse. ¿Y estos van a gestionar mejor los activos de generación? 

Los mismos gobiernos que han llenado la tarifa de impuestos y costes fijos deberían ser los últimos en gestionar una empresa energética.

La tendencia en toda la Unión Europea es de reducir la participación del estado en las empresas energéticas, no aumentarlo. Desde 1999, la tendencia ha sido inequívoca en toda la Unión Europea. Hasta EDF, la empresa que gestiona el enorme parque nuclear francés, ha reducido la participación estatal y privatizó Gas de France al fusionarla con Suez en lo que hoy se llama Engie, reduciendo la participación estatal a un 33% minoritario. Lo mismo ha ocurrido con Fortum, PPC, Enel, EDP, etc.

La electricidad en Europa no es más barata donde las empresas son parcialmente públicas. Francia tiene la electricidad más barata porque tiene 56 reactores nucleares y la energía nuclear -la que Podemos y PSOE quieren eliminar- es el 70% de la producción eléctrica francesa. En el caso de Nordpool (países nórdicos) es exactamente lo mismo. El mix es fundamentalmente hidráulico (51%) y nuclear (21%).

Los países donde la eléctrica es de participación pública han subido los precios igual. De hecho, el mercado de futuros muestra que la tendencia es exactamente la misma a cinco y diez años (fuente, Bloomberg). De hecho, la historia muestra que, en Italia y Grecia, donde la eléctrica es parcialmente estatal, el precio de la luz ha sido mayor al de la media de sus comparables.

El estado tendría que pagar decenas de miles de millones para capitalizar la empresa de marras para poder llevar a cabo las inversiones necesarias

Una empresa pública no hace los servicios más baratos o mejores. Por eso toda Europa ha ido reduciendo el peso del estado en las empresas eléctricas. 

Una empresa pública ni baja los precios ni mejora el servicio. Solo pone la gestión en manos políticas. Por eso la tendencia inequívoca en toda Europa es reducir participación estatal.

No solo es una atrocidad que va contra la tendencia en toda la UE, sino que el estado tendría que pagar decenas de miles de millones para capitalizar la empresa de marras para poder llevar a cabo las inversiones necesarias y, cuando entre en pérdidas, siempre lo paga el contribuyente, como ocurría hace años.

Es más, es una quimera ridícula porque las concesiones hidráulicas están en marcha hasta 2070. O van a hundir el país gastando decenas de miles de millones de euros en litigios y compensaciones o nos están engañando de nuevo.

Podemos miente cuando promete que va a intervenir el mercado mayorista con precios máximos.

La Comisión Europea, en carta de la Comisaria de Energía, Kadri Simson (19 de mayo 2021), ha desmontado la mentira de Podemos.

La comisaria de energía recuerda que los precios intervenidos y limitados en el mercado mayorista van en contra del diseño de mercado europeo. España tiene puede intervenir para reducir los precios de la luz, pero solo dentro del marco europeo y las reglas, es decir, que la intervención con precios máximos del mercado mayorista va en contra de dichas reglas y Podemos lo sabe.

La comisaria que el impuesto de valor añadido en España es más alto que en la mayoría de la UE

Recuerda, asimismo, la comisaria que el impuesto de valor añadido en España es más alto que en la mayoría de la UE. El que Podemos se niega a reducir y cuya reducción -temporal y limitada– le llega solo a un porcentaje de los consumidores. 

Es curioso que los políticos que se quejan de un inexistente oligopolio vendan como solución un monopolio en manos políticas.

Los que te dicen que no comas carne, que te suben la gasolina, el azúcar, el gasóleo, la luz y te dicen que la culpa es tuya porque no lavas a las dos de la madrugada jamás deberían gestionar una empresa.

Un país que ha visto el desastre de gestión del gobierno en gasto político, empleo, sanidad, gestión de compras de material sanitario y control de gasto debería evitar a toda costa tener a esos mismos políticos a cargo de una eléctrica. 

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.