Irlanda pone en evidencia al gobierno de España

La Comisión Europea ha vuelto a cercenar las estimaciones de recuperación de España.

Irlanda pone en evidencia al gobierno de España

Desafortunadamente, se ha convertido en algo habitual.

España será el último país de la Unión Europea en recuperar el PIB de 2019. El dato ya es malo en sí mismo, pero es todavía peor si lo ponemos en el contexto del mayor estímulo fiscal y monetario de la historia reciente. El gobierno de España es el que más ha acudido al endeudamiento y el apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y, además, el primero que recibió fondos europeos. Tras consumir más de 200.000 millones de euros de apoyo fiscal y monetario, con el BCE comprando el 100% de las emisiones netas del estado español, el resultado no podía ser más pobre.

Sánchez deja más deuda, más inflación, menos crecimiento y más paro que nuestros comparables.

Grecia y Portugal, con más exposición al turismo y una economía mucho más débil, salen antes de la crisis y además reduciendo el paro más rápido.

El gobierno de Sánchez se obstina en repetir que crecemos más que la media de la UE, pero rebotar no es crecer y además es falso.

Irlanda, con impuestos atractivos y un modelo económico de libertad y apertura, creció un 5,9% en 2020 cuando España se desplomaba un 10,8%, peor que Grecia y Portugal. En 2021, Irlanda creció un 13,5%, por encima de su tendencia pre-pandemia. España se quedó en un misero 5,1% de rebote. En 2022, la Comisión Europea espera un crecimiento de Irlanda de 5,4% y de España un rebote de solo un 4%, convirtiendo a nuestro país en el último en recuperar el PIB de 2019. Hasta Portugal y Grecia lo hacen mejor sin aumentar tanto la deuda y el déficit como el gobierno español.

El paro en Irlanda será del 4,9% en 2022 según la Comisión Europea, en España del 13,4%, solo equiparable al desempleo de Grecia.

La deuda de Irlanda se situará en el 50,3% del PIB en 2022 y con un déficit de menos del 0,4% del PIB. España cerrará 2022 con una deuda de 115% sobre PIB, según la Comisión, y el mayor déficit de la Unión Europea, 4,9% del PIB.

Irlanda ha vuelto a demostrar que la mejor política social es atraer riqueza, inversión y empleo. Sus servicios públicos no solo no han sufrido por tener una política fiscal atractiva, sino que los países de Europa con fiscalidad atractiva, Irlanda, Luxemburgo, Holanda y otros han demostrado mantener unos servicios públicos excelentes con una fiscalidad orientada al crecimiento y no al expolio.

Las nuevas estimaciones de la Comisión Europea no dejan lugar a dudas. Las políticas del gobierno de Sánchez dejan al país en la cola de la recuperación y a la cabeza en endeudamiento y aumento de la presión fiscal.

La política económica extractiva y confiscatoria del gobierno de España ha sido un fracaso incuestionable que va a dejar secuelas muy negativas en la economía española. No es solo Irlanda. En la Unión Europea hay doce países con mejor fiscalidad y mejor desempeño.

Portugal decidió mantener las ventajas fiscales a la inversión y rentas altas y también deja en ridículo la política extractiva de Calviño y Montero. Recuperará el PIB de 2019 ya en 2022 y deja a España en un pobre lugar tanto en paro (5,7% en Portugal 2022), déficit (-1,9% del PIB) y reducción de deuda, ya que según la Comisión Europea reducirá la deuda de 135% a 119% sobre PIB, mientras España la reducirá solo 5 puntos y eso si lo hace, que es debatible.

Los que dicen que el ejemplo de Irlanda no vale porque es “un paraíso fiscal” simplemente mienten. Como ya hemos dicho, hay doce países en Europa con fiscalidad más atractiva que España. España está entre los cinco países con mayor esfuerzo fiscal de Europa, según el Instituto de Estudios Económicos y el Círculo de Empresarios. España tiene más economía sumergida, empresas más pequeñas y mucho más paro que nuestros comparables, y las subidas de impuestos constantes de los gobiernos solo han llevado a empeorar esos tres problemas cuando vemos los datos comparados con los socios comunitarios.

Tras consumir 200.000 millones de euros de estímulo fiscal y monetario, el gobierno de España vuelve a demostrar que subir impuestos y aumentar gasto corriente político es una política antisocial.

Irlanda y muchos otros socios europeos nos vuelven a recordar que existen numerosos ejemplos de impuestos bajos, alto crecimiento y servicios públicos excelentes que demuestran que la verdadera política social es el crecimiento y la inversión.

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

2 comentarios en “Irlanda pone en evidencia al gobierno de España

  1. Magnífica y acreditada exposición sobre la situación económica de España. Realmente no comprendo como permanecemos quietos ante el descontrol y desgobierno de unos Políticos ineptos e incapaces cuando tendrían que meter en la cárcel a Sánchez y toda su pandilla. Pues si un Presidente de una empresa la conduce a la quiebra, lo meten en la cárcel y al Presidente del Gobierno no le pasa nada. Una España de pandereta con un Poder Judicial sumiso y con un solo objetivo: «que les den carguitos»

  2. Esto es una vergüenza, un atraco, un saqueo y un expolio. Todo a mayor gloria del gobierno. Luego saldrán los defensores de los impuestos diciendo que, si se bajan, quien paga la sanidad y la enseñanza. La sanidad, precisamente. No conozco otras comunidades, pero en la que conozco no está como para tirar cohetes desde hace bastante: citas previas imposibles y si «estás muy mal», sea lo que sea lo que signifique, a urgencias. Así están las urgencias. Y con el COVID peor, y sin cambios desde hace dos años. Esta es la sanidad que necesita con urgencia cada vez más dinero. En cuanto a la enseñanza, para qué vamos a hablar de ella. Ya sabemos como está y el nivel que tienen las universidades, con honrosas y escasas excepciones. Si hay que medir el rendimiento de ambas cosas según los resultados comparados con el dinero invertido, veríamos que debe ser cercano a cero coma cero. Y para este rendimiento hay que saquear a todo el mundo, rebañando el fondo del barril a ver si aparece alguna moneda. Y esto son solo dos «negociados» gubernamentales, quedan los funcionarios, asesores, expertos, institutos, observatorios, ONG, ministerios de igualdades, subvenciones…
    Después de estos «magníficos» resultados, todavía queda un 27% de gente que va a votar a los que administran este desastre. Este no es un país normal.

Responder a Charles de Secondat Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.