Ridículo intento del diario de Escolar de manchar el prestigio de Daniel Lacalle

Artículo completo aquí.

El Diario publicó escrito de rectificación el 31 de mayo de 2022.

Y han publicado también una segunda rectificación:

«¡Difama que algo queda!» Parece haber sido la máxima de eldiario.es (digital de Ignacio Escolar) en su intención de desprestigiar a Daniel Lacalle.

En un extensísimo artículo, el digital de Escolar acusa a Lacalle de, atención, plagiarse a sí mismo. Sí, una de las irregularidades que asegura haber encontrado este diario en la tesis doctoral de Daniel Lacalle es que emplea trabajos, artículos y fragmentos de libros escritos por el propio Lacalle. No explica eldiario.es que es habitual utilizar trabajos que ha hecho uno mismo para defender una tesis, y que, sin embargo, lo que es irregular es plagiar trabajos o textos ajenos para defender una tesis propia.

En cuanto a las citas de otros autores que se mencionan en la tesis están debidamente indicadas, por mucho que eldiario.es diga lo contrario. Es más, la tesis cuenta con 318 referencias perfectamente indicadas en los pies de página. Algo que, sin embargo, no evita que eldiario.es arroje dudas sobre la ortodoxia formal en el modo en que se citan esos textos.

El director de la tesis defiende el trabajo de Lacalle

Ante cualquier duda sobre este trabajo, el propio director de la tesis, Juan Sapena Bolufer, ha contestado a estas insinuaciones y señala que «se trataba de una tesis doctoral realizada por un profesional, lo que no era infrecuente en otras universidades. En estas tesis, generalmente, no se recurre tanto al uso de métodos econométricos de carácter puramente cuantitativo, sino más bien a una investigación con un objetivo y un desarrollo académico a partir de la literatura existente, con unas conclusiones novedosas y de interés académico aplicado«.

Para el digital de Escolar, uno de los grandes pecados de Lacalle es haber utilizado como punto de partida su TFM (Trabajo Fin de Master) en su tesis, a lo que Sapena Bolufer contesta: «Por lo que se refiere al uso del TFM como parte de la tesis, en aquel momento no era infrecuente que este TFM se utilizara como parte de la Tesis. Quizá se debiera haber mencionado como nota a pie de página, pero no considero que eso deba ser considerado como improcedente». Además, recuerda el catedrático que en 2016 todavía no había verificación de programas de la ANECA, pero las tesis eran sometidas a la evaluación por revisores externos que, en el caso de Lacalle, no observaron ninguna irregularidad y se mostraron favorables al depósito de la tesis.

El tribunal que evaluó la tesis y la consideró apta

Otro de los miembros del jurado encargado de evaluar la tesis, el catedrático universitario Domingo Enrique Ribeiro-Soriano, ha comunicado por escrito que no encontraron tacha alguna en el trabajo de Lacalle, que su estructura era adecuada y en la misma se traslucía la influencia de los directores de la misma. Concluye Ribeiro Soriano que cumplía con todos los aspectos formales de una tesis doctoral y recuerda que, antes de juzgar el documento de la tesis, se pasó por el detector de plagios y no se encontraron evidencias suficientes de plagio o de autoplagio conforme dicta el comité de ética en las publicaciones (Committee on Publication Ethics, https://publicationethics.org).

Citación

El artículo de El Diario intenta que el lector perciba delito en la tesis a través de titulares alarmantes que luego matiza en el texto. Incluso en su artículo sobre «setenta primeras páginas copiadas» reconoce que los textos están citados en la introducción y la bibliografía aunque dice «solo». Es decir, es una apreciación sobre método de cita y exactitud de alguna traducción, nada más. Habla de «refrito de otros textos» cuando se está refiriendo al marco teórico que, por definición, es el resumen y cita de la literatura de otros autores. Finalmente, en el artículo matiza que son «errores» o «irregularidades» identificadas por fuentes no citadas y no habla en ningún momento de plagio.

Conviene recordar que la metodología de cita no la decidió el doctorando y fue aceptada por los validadores, directores y tribunal. Si otras personas consideran que debería haberse citado con otra metodología, es una discrepancia de formalidad, nada más.

La tesis fue revisada por el director y validadores independientes que dieron su aprobación al depósito. La tesis ha sido utilizada y descargada muchas veces por otros investigadores (110 veces, según la universidad). Si, como ocurre a veces, un lector encontrara posteriormente alguna errata en una formula o un matiz de traducción se puede incluir una nota aclaratoria, pero no desmerece el texto y no puede usarse para descalificar el trabajo del doctorando.

No olvidemos que las dos erratas de impresión y discrepancias sobre citación están basadas en la lectura de una edición de la tesis publicada por la FUE, no la tesis en sí misma, y todas están centradas en el marco teórico de la tesis que es, por definición y reflejado claramente en la tesis, una recopilación de cinco artículos de análisis de otros autores.

El propio articulo de El Diario decide omitir deliberadamente el siguiente texto de la introducción al capítulo donde acusa de copiar y pegar otros textos:

«Para ello nos haremos servir, en un primer capítulo, de una serie escogida de textos, que nos servirá de literatura base, en materia de crecimiento económico y productividad. Repasaremos textos de Solow y su contribución a la teoría neoclásica del crecimiento económico a largo plazo: “A contribution to the theory of economic growth”, de S. Kuznets y su trabajo sobre crecimiento económico e igualdad “Economic growth and income inequality”, y de Robert Barro y su análisis del crecimiento económico en una selección de países “Economic growth in a cross section of countries. Por el lado de la productividad, analizaremos textos de A. O. Krueger: “The political economy of the rent-seeking society” o cómo afecta a la productividad los “buscadores de rentas”, de P. Bardhan y su contribución a estudio sobre corrupción y desarrollo “Corruption and development: a review of issues”, y de nuevo A. Krueger y por qué la liberalización es buena para el crecimiento económico “Why trade liberalisation is good for growth” Por último, respecto a la productividad y el comportamiento directivo, un texto de M. Jensen y W. Meckling: “Theory of firm: managerial behaviour, agency cost and ownership structure”.

Hasta se equivocan al acusar, ya que el texto resumido sobre teoría de empresa es M. Jensen y W. Meckling: “Theory of firm: managerial behaviour, agency cost and ownership structure”.

Todos ellos, además, están reflejados adecuadamente en la bibliografía. Queda claro que la tesis refleja con detalle que ese capítulo son textos de otros autores y no pretende apropiarse en ningún momento de sus conclusiones y afirmaciones.

Nadie que lea la tesis sin intención torticera de calumniar puede decir que se apropia o plagia textos ya que especifica claramente que todo el capítulo serán dichos textos y los cita tanto en la introducción como en la bibliografía.

Además de la validación independiente en 2016, posteriormente el trabajo de Lacalle fue sometido al análisis de los sistemas Urkund, Turnitin y Ourignal, sin que estos reflejaran coincidencia externa suficiente con ninguna fuente fechada cuando se publicó la tesis o anterior. Es decir, que no hay evidencias de plagio.

carta-ribeiro.jpeg
Carta remitida por el presidente del jurado encargado de evaluar la tesis de Lacalle, Enrique Domingo Ribeiro Soriano

Pese a todo, eldiario.es ha profundizado y leído a fondo el trabajo de Lacalle y llega a acusarle de introducir en ella reflexiones de otros autores como José Ignacio Conde-Ruiz, Florentino Felgueroso y José Ignacio García Pérez, publicados en documentos de FEDEA. Lo más llamativo es que el diario de Escolar señala estas reflexiones en el trabajo de Lacalle pero reconoce que el autor de la tesis los cita como autores de las mencionadas reflexiones.

Escribir en titular, como hace El Diario, que el marco teórico (o primeras ochenta páginas) pertenece a otros autores es reprobable porque el autor lo dice expresamente. Daniel Lacalle ofrece el siguiente texto de la introducción al capítulo: “Para ello nos haremos servir, en un primer capítulo, de una serie escogida de textos, que nos servirá de literatura base, en materia de crecimiento económico y productividad” y pasa a detallar exactamente los textos que pasarán a formar parte de dicho marco teórico que, por definición, son textos de otros autores por lo que no puede generar confusión alguna sobre la autoría al lector. Además, esas páginas incluyen 24 citas a pie de página.

Las acusaciones de este diario son tan llamativas que uno de los párrafos de esta información comienza señalando que «Lacalle se sirve de su trayectoria previa a la realización de la tesis«. Quizá podríamos sugerir al autor del artículo que pregunte a cualquier doctorando en España si no ha empleado parte de su experiencia y aprendizajes previos para la realización de su tesis doctoral.

El director de la tesis fue el doctor Juan Sapena, los otros dos directores recibieron los manuscritos a medida que se desarrollaban y la tesis final. Además, la defensa fue abierta y con público y estaban invitados todos los profesores. El tribunal lo conformaron catedráticos y doctores que avalaron la tesis.

Finalmente, el presidente del Tribunal, el catedrático y doctor Domingo Ribeiro, certificó la validez de la tesis usando los programas informáticos habituales (Urkund y Ouriginal) para certificar la inexistencia de plagio.

Carta remitida por el Dr Adrian Ravier, co/director de la tesis
  • El co-director Emilio Ontiveros recibió todos los manuscritos a medida que se iban creando entre 2015 y 2016 y, por supuesto, fue invitado en diciembre de 2016 a la defensa y posterior presentación de la tesis que fue pública y se hizo en Valencia y Madrid respectivamente. Los compromisos y agenda de una persona con su carga de trabajo no le permitieron asistir, pero fue invitado e informado por escrito, a lo que respondió con su amabilidad y cariño características.
  • En correo electrónico enviado al Sr Ontiveros el 15 de noviembre de 2016 a las 17.03 se le invitó a la defensa en Valencia el 20 de diciembre y se le envió la tesis encuadernada.

Los compromisos del Sr Ontiveros, bien conocidos en España, le impidieron aceptar esa invitación. Se disculpó por no poder haber tenido tiempo para ver la tesis y discutirla. Durante los años de elaboración siempre supe que contar con el Sr Ontiveros era tener en cuenta su complicadísima agenda y por ello el trabajo de director y control semanal del proceso siempre lo llevó a cabo el Sr Sapena.

El Sr Ontiveros respondió el 18 de noviembre de 2016 a las 13.18h: «Lamentablemente el día 20 no podré moverme de Madrid. Te deseo todo lo mejor. Un abrazo”.

  • En correo electrónico enviado al Sr Ontiveros el 21 de diciembre de 2016 a las 19.08 le escribí: “Querido Emilio. Solo quería aprovechar para felicitarte por ser una de las personas más influyentes de España según Forbes y comentarte que la tesis recibió el sobresaliente cum laude por parte del tribunal»… «La va a publicar la Fundación Universidad Empresa. De nuevo agradecerte por todo lo aprendido de ti, por tu interés y apoyo. Aprovecho para desearte una muy feliz Navidad llena de paz a ti y todos tus seres queridos y espero que nos veamos en 2017 más a menudo. Un abrazo”

A lo que el Sr Ontiveros respondió en la misma fecha a las 23.21: “Un abrazo fuerte Daniel. Y todo lo mejor”.

Daniel Lacalle: El Sr Ontiveros es un amigo, un maestro para mí y una persona de enorme carga de trabajo y responsabilidad, hemos escrito un libro juntos (Hablando se entiende la gente, con Juan Torres, Deusto), le he citado y entrevistado en Viaje a la Libertad Económica (Deusto) y después de la defensa y publicación de la tesis hemos coincidido en entrevista conjunta en la radio (RNE, 14 de septiembre 2018 en el programa de Iñigo Alfonso https://www.rtve.es/play/audios/las-mananas-de-rne-con-inigo-alfonso/mananas-rne-inigo-alfonso-cuarta-hora-14-09-18/4737699/ ), y en la sede de AFI en diferentes ocasiones y específicamente en debates con el socio de AFI David Cano y moderados por Laura Blanco, el último el 15 de enero de 2019 (https://www.afi.es/) en el que el Sr Ontiveros nos recibió con el cariño, entusiasmo e interés que siempre he recibido de él. Huelga decir que si el Sr Ontiveros hubiese tenido alguna duda sobre el proceso de elaboración y defensa de tesis ni habría escrito esos emails ni compartido entrevista y eventos en su sede conmigo durante años.

Poner en duda la honorabilidad, trabajo, relación y colaboración el Sr Ontiveros que no tiene por qué recordar detalladamente esta lista de eventos, y su empresa, AFI, es simplemente introducir falsedades.

Las criticas más agresivas a la tesis, además, vienen de personas que escribieron lo siguiente sobre la tesis del presidente Pedro Sánchez: «Aunque en algún tiempo pasado podía pensarse lo contrario, la tesis doctoral no es el trabajo de investigación de una vida. Es más bien el trabajo con el que un joven investigador pone a prueba su capacidad para investigar. Por supuesto, de vez en cuando alguna tesis es revolucionaria y hace avanzar el conocimiento científico de manera sustancial, pero por la propia definición de revolución, esto ocurre muy pocas veces. No obstante la ciencia no se compone sólo de revoluciones científicas y la mayoría de los trabajos de investigación se conforman con mover un poco la frontera del conocimiento. Esto es también lo que debería hacer una tesis doctoral. Los buenos programas de doctorado producen tesis que cumplen esta condición, y la prueba es que los recientes doctores son capaces de publicar artículos en buenas revistas académicas, que suelen basarse en la investigación realizada en la tesis.

Sin embargo, no todos los programas de doctorado tienen como objetivo formar investigadores de primera línea que publiquen en revistas de prestigio académico internacional.» «La coincidencia no es plagio automáticamente. No lo es si el texto está convenientemente citado o si se trata de ideas que suelen exponerse de una manera parecida por ser consabidas en el área de conocimiento. Los libros de estilo imponen normas para evitar que una cita se confunda con un plagio. No siempre se siguen estas normas al 100%, por lo que lo que ha de juzgarse es si hay plagio en función del texto mal citado o no citado. Si son ideas introductorias o marginales al núcleo de la tesis, un lector neutral podrá concluir que no hay plagio«. «Por otra parte, la publicación de un libro coautorado que contiene una parte importante del contenido de la tesis, no debería considerarse como indicio de plagio, especialmente si esto se indica en el mismo texto. A pesar de que una tesis tiene, como es lógico, un único autor, es frecuente que en la tesis se incluyan trabajos ya realizados y publicados con otros autores o que las tesis generen sucesivamente publicaciones con otros autores».

Poner en duda la honorabilidad, trabajo y rigor de los directores, validadores y tribunal de doctorado es simplemente calumniar.

APUNTE FINAL: En 2016, cuando hizo el doctorado y la defensa de su tesis, en público y abierta, y se publicó -no como otras-, Daniel Lacalle ya tenía:

  • 25 años de experiencia profesional en energía, banca de inversión y en dos de los mayores hedge funds del mundo.
  • Carrera universitaria, postgrado PDD en el IESE y título CIIA (Certified International Investment Analyst)
  • Tres libros best-sellers publicados. Dos de ellos en inglés, uno en portugués y uno en chino.
  • Impartió la clase de fin de curso invitado por el profesor Daniel Beunza en la London School Of Economics en verano de 2013, 2014 y 2015.
  • Daba clases en IE Business School (y sigue) y en UNED.
  • Colaborador habitual en CNBC, Bloomberg y otros medios internacionales.

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

4 comentarios en “Ridículo intento del diario de Escolar de manchar el prestigio de Daniel Lacalle

  1. No creo que se pueda comparar la formación de ese tal Escolar con la de Lacalle. No creo que se puedan comparar las publicaciones de Escolar, si es que las tiene, con las de Lacalle. Tampoco creo que pueda compararse el trabajo de Escolar con el de Lacalle. Así que no creo que haya que preocuparse. El jefe de Escolar, el doktor Sánchez, ése sí que hizo una buena tesis. Creo que hay que aplicar el dicho de «Ladran, pues cabalgamos».

    1. La biografía de Ignacio Escolar está en Wikipedia. Si la información es veraz y no ha sido modificada por algún vándalo, el perfil académico es: «…estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, no terminó la licenciatura».

Responder a Charles de Secondat Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.