Las medidas energéticas del gobierno disfrazan los problemas reales de España

Las medidas energéticas del gobierno disfrazan los problemas reales de España.

Mientras toda España habla sobre la temperatura del aire acondicionado y el uso de la corbata, las importaciones de gas de Rusia han aumentado un 15% en los primeros siete meses de 2022. Al mismo tiempo, las compras de gas de Argelia han caído un 42% en el mismo periodo.

El gobierno de Sánchez debería dimitir en pleno por crear una crisis diplomática con nuestro mayor suministrador de gas, Argelia, y con ello disparar las importaciones de gas ruso. España no había tenido un problema de suministro con Argelia en cinco décadas, a pesar de todo tipo de conflictos geopolíticos, hasta que los genios de la Moncloa decidieron dinamitar la neutralidad en la disputa del Sáhara pensando que Argelia no haría nada. “Jugada maestra” lo llamaron. Un desastre. Pero el malo es usted por cuestionar las medidas anunciadas y la Comunidad de Madrid es “la aldea gala de Putin” en palabras de la ministra Raquel Sánchez. Increíble.

No se ha presentado ningún informe técnico ni información de análisis económico o de impacto en el mix energético de las medidas. Simplemente, se imponen, y usted, a callar.

Es una vergüenza que el gobierno esté acusando a empresas y comunidades autónomas de no querer ahorrar cuando sus medidas no tienen ningún sentido técnico ni energético, mientras pone en peligro por primera vez en cincuenta años el suministro de nuestro principal socio en gas, Argelia.

Veamos los datos. España consume unos 32 bcm (miles de millones de metros cúbcos) de gas natural, menos del 10% de la demanda mundial, que supone más de 4.000 bcm según la IEA. Reducir el consumo por decreto tiene impacto en las familias y empresas de España, pero ninguno en el mercado de gas y la posición comercial de Rusia. Limitar el consumo y la iluminación no supondrá ni un 0,8% de la demanda mundial de gas natural.

Es peor, solo el aumento de demanda estimado de Asia se “come” todo el supuesto impacto de las medidas de la Unión Europea.

Tampoco hay un problema de almacenamiento de gas. El almacenamiento de gas natural en Europa está al 70,9% y por encima de la media estacional de 5 años, según Bloomberg y Morgan Stanley. En el caso de España, ya llega al 80%, meses antes de lo que recomendaba la Unión Europea.

Y no, no es un problema de dependencia. España tiene mayor diversificación de suministro de gas natural que la mayoría de países de nuestro entorno y amplia disponibilidad de Estados Unidos, Nigeria, Qatar, Dubai, etc.

España, además, no puede solventar los problemas de suministro de gas del resto de Europa. España sólo tiene dos interconexiones con Francia, por Larrau (Navarra) y por Irún (Guipúzcoa), que permiten entregar unos 8 bcm anuales de gas, mientras que con el Midcat se podría llegar a 17 bcm. Las importaciones de Rusia de Europa son 150bcm.

El gobierno de Sánchez toma medidas como si el resto del mundo no existiera.

El superávit comercial de Rusia se ha triplica a $167.000 millones en julio comparado con el año pasado, según Bloomberg. Un récord histórico, y eso con la demanda de gas de la UE cayendo un 10%. Las exportaciones a Asia se han disparado y Rusia vende al resto del mundo todo el petróleo, gas y carbón que puede exportar. Pero aquí dicen que van a combatir a Putin apagando el aire y la luz… En un país que es menos de un 10% de la demanda mundial de gas natural.

El comercio de China con Rusia en los primeros siete meses de 2022 aumentó un 29 por ciento interanual a 97.710 millones de dólares. Solo en julio, las importaciones de China desde Rusia ascendieron a 10 mil millones de dólares.

¿Qué es lo que debería hacer un país que quiera reducir sus importaciones de gas de Rusia?

Primero, no crear un conflicto diplomático con su mayor suministrador de gas.

Segundo, no mantener el cierre de las centrales nucleares.

Tercero, no poner un impuestazo arbitrario a los que invierten en energía.

Cuatro, diversificar y mejorar sus fuentes de suministro global con acuerdos bilaterales a largo plazo con los productores, no decirles que no va a usar su producto dentro de ocho años pero que le vendan barato hoy.

Quinto, incentivar la inversión en tecnología y en recursos naturales propios, no prohibir el desarrollo de nuestras propias reservas de gas.

Las medidas impuestas por el gobierno no son de eficiencia energética, son de control. Son solo una excusa para distraer la atención de los graves problemas económicos a los que se enfrenta España y, posteriormente, como se hizo en el pasado, usar esto como excusa y chivo expiatorio para decir que los malos datos de recuperación española se deben a las medidas de ahorro que ni ahorran ni solucionan nada.

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

2 comentarios en “Las medidas energéticas del gobierno disfrazan los problemas reales de España

  1. Este país parece Matrix: el des-gobierno y sus palmeros cuentan una cosa mientras la realidad es otra totalmente distinta. El ramalazo dictatorial de este des-gobierno es definitivo, ya no le basta con disimular sino que lo hace a las claras y le importa un pimiento que se ponga de relieve que miente con la misma naturalidad con la que respira. En esto de la energía han conseguido superarse y alcanzar alturas sublimes con mentiras, engaños, medias verdades y trampas de todos los colores y sabores, con el BOE como arma, mientras sufrimos las consecuencias de las decisiones de un des-gobierno de orates desatados (o locos de atar, como se prefiera) que presumen de «diplomacia de precisión» (no se puede ser más ridículo) y alucinan con teorías disparatadas, mientras se pegan la vida padre. Y con este panorama, el PP tocando el violón.

  2. Vaya panda de aficionados que nos gobiernan, solo hace falta asomarse a la deuda publica española. Respecto a lo de Argelia, todo parece que apunta a unos intereses, que no son los nacionales. De los cuales nunca nos enteraremos, ya que el PP se encargará de tender un tupido velo Rajoyano, perdón Feijoniano. Me viene a la mente el titulo de una película que «Dios mío que te hemos hecho……???»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.