Sí, Las Bajadas De Impuestos Se Pagaron Solas

El otro día mostré la evidencia de que las bajadas de impuestos de 2015 y 2016 se pagaron solas. Alguno utilizó esas afirmaciones para decir lo contrario.

A veces hay que debatir lo evidente.

Efectivamente, los ingresos fiscales aumentaron con las bajadas de impuestos. No “a pesar de la bajada”, sino gracias a ella.

Primero, recordemos lo que los agoreros decían. “Las bajadas de impuestos reducirán la recaudación en términos absolutos”. Pues bien, la recaudación no solo aumentó gracias a mayor actividad económica y mayor dinamismo, sino que lo hizo mejor, subieron las bases imponibles y, además, se redujo el déficit.

Afirmación 1. Las bajadas de impuestos se pagaron solas.

Bajó el tipo de IRPF y Sociedades y subió la recaudación por encima de la media.

Que la Agenca Tributaria muestre (pág 12) que el impacto recaudatorio fue negativo solo demuestra que su estimación de entrada era, como siempre excesivamente optimista, no que las bajadas de impuestos no se pagaran solas.

Lo explican ellos mismos: “La desviación respecto a las previsiones presupuestarias fue negativa, de 7.271 millones (porcentaje de ejecución del 96,2%). El PIB real creció dos décimas por encima de lo previsto, pero el crecimiento de precios y salarios fue muy inferior, lo que moderó el incremento de las bases imponibles. Y las rentas de capital mobiliario y las ganancias patrimoniales tuvieron una evolución más negativa. El 85% de la desviación se produjo en los impuestos que gravan la renta de las personas físicas y de las Sociedades. En el IRPF la recaudación quedó un 4% por debajo de lo presupuestado; en el escenario del Presupuesto se preveía un aumento de la remuneración por asalariado del 1,4%, cuando no se registró ninguna subida, e igualmente sorprendió la intensidad de la caída en las ganancias patrimoniales y en los tipos de interés de los depósitos bancarios. En el caso del Impuesto sobre Sociedades el grado de cumplimiento de la previsión fue inferior, del 87,2%: el cierre de 2015 fue peor de lo esperado, lo que ocasionó que la base de proyección utilizada fuera demasiado alta, y hubo más devoluciones de las presupuestadas como consecuencia de que el importe solicitado en la campaña de 2015 fue mayor del previsto, el grado de ejecución en el año también y se realizaron más devoluciones en otros conceptos no ligados a las campañas” (INFORME ANUAL DE RECAUDACIÓN TRIBUTARIA 2016. Página 8).

Afirmación 2. Subieron las bases imponibles y los ingresos más que el PIB nominal.

En 2017, un año después de la bajada del IRPF, ingresos por este tributo suben 6,4%, permite que se intensifique el crecimiento del empleo, y por encima el PIB nominal un 4,03%.

Al analizar el impacto positivo de la fiscalidad orientada al crecimiento, algunos, incluso la Agencia Tributaria, parecen ignorar el efecto positivo en otros impuestos de las bajadas den renta y sociedades. Como si las subidas espectaculares en otros impuestos vinieran del cielo, no de fortalecer el crecimiento y el empleo.

Menos IRPF, más ingresos por consumo.

En 2015 y 2016, años en que se bajó el IRPF, la recaudación por IVA subió un 7,4% y un 4,2%. En 2017 subió un 1,3%. .

En 2015,  2016 y 2017, años de las bajadas del Impuesto de Sociedades, la recaudación creció un 10,3%, un 5% y un 6,8%. Más que el PIB nominal (4% media). Aún más importante con casi la mitad de las empresas españolas en pérdidas y tras la caída de ingresos de 2014.

La base imponible agregada de los principales impuestos aumentó un 4,3% en 2016, casi dos puntos más que el año anterior y también por encima del PIB.

Además, aumentó la contratación -otro efecto positivo-.

En 2016 la recaudación tributaria gestionada por la Agencia Tributaria ascendió a 186.249 millones, un 2,3% más que en 2015.

El crecimiento de la recaudación entre 2015 y 2017, años de las bajadas de impuestos, fue de 11.942 millones más, un crecimiento de ingresos del 4%, 2,3% y 4,1% en los tres años.

Por lo tanto, las bajadas de impuestos se pagaron solas. Bajó el tipo, subió la recaudación.

Y la recaudación por tributos subió, no bajó.

Sí. Las bajadas de impuestos se pagaron solas, CQD.

Lectura adicional

Lean: Aznar logró recaudar 5,2 puntos más de PIB bajando impuestos

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

Un comentario en “Sí, Las Bajadas De Impuestos Se Pagaron Solas

  1. Lo que Ud. cuenta aquí está demostrado hasta el aburrimiento. No obstante hay que estar repitiendo machaconamente estos argumentos para evitar que los sicarios del Estado Total acaben saliéndose con la suya. Leí en un periódico una sarta de sandeces sobre lo guay que es la teoría monetaria moderna. Estamos con lo mismo, una y otra vez, con el nombre cambiado a ver si cuela.
    Yo, con sus conocimientos y trayectoria profesional, hace tiempo que hubiera dejado a este país como imposible, me hubiera nacionalizado inglés y me dedicaría a mi trabajo, vendría a visitar a mis parientes de vez en cuando, y me alejaría de esta especie de ganado lanar que considera más importante sacar a un muerto de una fosa, del que ya solo se acuerdan unos viejos nostálgicos si es que quedan, que arremangarse y ponerse a trabajar en sacar adelante a este país como lo tienen que hacer los políticos, mediante leyes liberalizadoras (¡Horror! “Liberal”, palabra prohibida donde las haya). Contemple el currículum de quienes nos gobiernan, o pretenden hacerlo, y dígame si no es para echarse a llorar e irse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.