Tregua en el dólar-peso ¿Espejismo o Realidad?

Tregua en el dólar-peso ¿Espejismo o Realidad?El ciudadano argentino es un héroe a la hora de combatir el ataque contra sus ahorros y poder adquisitivo de sus salarios que ha supuesto históricamente la errónea política monetaria del Banco Central Argentino

La inflación intolerable que sufre un país con enorme potencial como es la Argentina solo tiene una causa principal, la destrucción del poder adquisitivo del peso aumentando la base monetaria de manera ridícula para financiar un gasto público excesivo, innecesario y debilitador de la economía.

En los últimos diez años, la base monetaria ha crecido un alucinante 1.257%, un 278% en los pasados cinco años, según datos del Banco Central de Argentina. La insensata política monetaria “inclusiva” de Axel Kicillof en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner dejó el mayor agujero monetario del mundo, solo superado por Venezuela e Irán, con una inflación que se sitúa entre los cuatro mayores países del mundo y una destrucción del valor del peso contra el dólar solo empeorada por Venezuela. Argentina, un país rico y con potencial, se lanzaba a una inflación y destrucción de la moneda de país del tercer mundo aplicando las erróneas políticas monetarias de “imprimir para crecer”. Argentina aumentaba su base monetaria cinco veces más que Estados Unidos sin tener la demanda, la moneda de reserva ni el dinamismo financiero norteamericano.

En las últimas semanas, el peso parece relativamente calmado. Alcanzó un máximo de 45,9 pesos por dólar en abril y se ha calmado un 6% desde entonces. ¿Es un espejismo pre-electoral y volveremos a ver caídas o el reflejo de una tendencia real?

Hay varios factores que explican el freno en la caída del peso.

El más importante, el compromiso por parte del gobierno de parar la financiación del gasto público con impresión de moneda. Los votantes y ciudadanos argentinos saben ya, gracias a la información que dan muchos buenos economistas del país, que la impresión de pesos descontrolada es la causante de la inflación desbocada, y el mensaje del gobierno parece convertirse en acciones reales. Aun así, la base monetaria refleja un aumento en lo que va de año del 27%, pero el ciudadano argentino y los inversores mundiales parecen confiar en que no se llegará a aumentos tan brutales como en otros años (hasta el 40%). Por eso, no debemos caer en la autocomplacencia, porque el dólar ha vuelto a revalorizarse (de 41,5 pesos a 43,4). Si el gobierno cumple el compromiso de eliminar la financiación monetaria del exceso de gasto público, podrá contener la inflación creada por la destrucción del poder adquisitivo del peso.

Otro factor que no debemos olvidar es externo. La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos y del Banco Central Europeo de reducir tasas y relajar su normalización monetaria ha permitido que el flujo de capitales en países como la Argentina se modere. De registrar un déficit de cuenta de capital y financiera en el primer trimestre de 4.900 millones de dólares, se estima que en el segundo trimestre esa cifra se habría moderado significativamente. Pero no podemos olvidar que ese dato externo ha mantenido al índice del dólar (DXY Index, que refleja la evolución del dólar contra las principales monedas con las que comercia) casi sin cambios, con una caída de menos del 1% desde máximos de mayo de 2019 a cierre de este artículo (26 de julio).

Finalmente, el refugio doméstico parece haberse moderado. La salida de capitales hacia otros activos refugio parece haberse moderado en las últimas tres semanas, según comentan brokers y casas de cambio locales.

Todos estos factores pueden revertirse, pero el más importante, el que va a dictar si este periodo es un espejismo pre-electoral o una tendencia real es el compromiso del gobierno que salga vencedor de las elecciones de acabar con la fantasía monetaria y eliminar la financiación del gasto público vía impresión de pesos para siempre. Si no ocurre, el efecto a corto plazo de desviar ese agujero monetario a deuda a corto plazo a tipos muy altos, se convertirá en un boomerang que, como ocurrió antes, volverá a golpear con más fuerza a los ciudadanos argentinos vía inflación y devaluación monetaria.

 

Artículo publicado en Diagonales 

Acerca de Daniel Lacalle

Daniel Lacalle (Madrid, 1967) es Doctor en Economía, profesor de Economía Global y Finanzas, además de gestor de fondos de inversión. Casado y con tres hijos, reside en Londres. Es colaborador frecuente en medios como CNBC, Hedgeye, Wall Street Journal, El Español, A3 Media and 13TV. Tiene un certificado internacional de analista de inversiones CIIA y un máster en Investigación económica y el IESE.

1 comentario en “Tregua en el dólar-peso ¿Espejismo o Realidad?

  1. Buenos días Daniel, clarisimo el articulo sobre Argentina antes de la elecciones, ahora que ha ganado el peronismo en primarias los argentinos se ahorcan un poco mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.